Parque infantil y carril bici. 2017

Pontecesures

Para conseguir la reapropiación de un espacio por parte de la ciudadania, el primer paso es facilitar la conectivad. El segundo, ligado con el primero, es incrementar el interés de la ciudadanía en acercarse la un determinado lugar. En este caso, el proyecto acomete ambas estrategias de una manera simultánea, incorporando además un compromiso con el medio ambiente y la identificación con el entorno en el que se encuentra.

Realizadas las actuaciones descritas con anterioridad, el conjunto de la villa iría volcando su actividad hacia frente portuaria, poniendo en valor un espacio sin apenas pendientes, de escala humana y con una secuencia de actividades deportivas, económicas, sociales y culturales que permiten generar una continuidad funcional a lo largo de todo su recorrido.

Esta primera intervención, centrada en la construcción de un parque infantil dividido en dos áreas de juegos, tiene la suficiente capacidad de atracción para iniciar un cambio de mentalidad en el uso del espacio público, al reforzar la presencia continuada de la población y hacer que, décadas después, el puerto de Pontecesures deje de ser una reserva de suelo para aparcamiento y vuelva a ser el lugar de encuentro y el centro de actividad de muchos ciudadanos.